En muchos clubes abandonar a los preparadores de arqueros, en Cusco FC no

Hugo Valverde, preparador de arqueros de Cusco FC, nos detalla cómo se trabaja este aspecto en el equipo del profesor Pablo Peirano. Además, nos cuenta sobre los proyectos que se están realizando en la institución y su gran experiencia profesional.

¿Cuál es la metodología de trabajo que se realiza en la preparación de arqueros?

Es una metodología analítica, general. Desde mi función tengo interpretar lo que quiere el preparador físico sobre las cargas porque es el eje principal en el manejo de los volúmenes, intensidad, frecuencia. Del preparador físico sale la matriz y yo lo voy interpretando. En parte táctica, en conversación con el cuerpo técnico, viendo lo requiere, vamos trabajando en el día.

¿Qué preparación debe tener un preparador de arqueros?

Hay una diferencia entre formar y entrenar que es mi caso va con el tema de potenciar, mejorar, optimizar.  Ya no se trata de enseñar en la alta competencia, se trata de adaptarse a las necesidades del cuerpo técnico y de la institución. Para ello hay una preparación previa que ver con la parte académica y tener conocimiento de la parte física también. La experiencia por haber pasado en el puesto, así sea de manera amateur o profesional y un conocimiento del juego dentro del campo.  Esa mixtura de conocimientos, te da la altura de poder integrar un comando técnico

¿Cómo se planifica una preparación óptima de un arquero en una geografía tan derivada como la de nuestro país?

Nuestra geografía es compleja, nuestro país es diverso en cuanto a clima, altura, llano y también es complejo en las superficies. Ahora estamos jugando en la Liga 2, no en los mejores campos, pero nos aproximamos a los peores. El estadio Garcilaso es uno de los campos en mejor estado, el césped está en óptimas condiciones. En Puno también tiene un césped en condiciones favorables, después ya no más. Si voy al llano trabajo en altísima intensidad, con pausas moderadas. Si tengo que ir a la altura, igual con mayor intensidad, pero con mayores pausas. Por ejemplo, utilizar balones de vóley, con menor peso. El cambio de altura al llano, el arquero sufre un poco en la orientación tiempo espacial, porque en nuestro caso nosotros estamos adaptados a la altura.

Felizmente en Cusco tenemos una máquina especial para ese tipo de situaciones que reluga el kilometraje, la velocidad, el efecto del balón y ello nos permite adaptarnos a posibles situaciones de juego. Después lo que plantea el profesor en la parte táctica. Venimos bien en los juegos de balones aéreos, balones picado frontales, seguridad de manos. Nuestro arquero Daniel Ferreyra es uno de los arqueros menos batidos.

¿Se cuenta con buena infraestructura para realizar una preparación óptima?

He trabajado en otros clubes donde se pasan necesidades en la logística. Aquí en Cusco FC contamos con todos los materiales para poder ser creativos, plantear estímulos y encontrarse con una diversidad de posibilidades de entrenamiento. Nosotros contamos con tres campos reglamentarios y detrás ello hay una franja verde como una alfombra de unos 12 – 14 metros de ancho, permite rotar durante toda la semana. Tenemos arcos portátiles, rebotadores, mini balones, tenemos disparador de pelotas, tenemos todo para realizar una buena gestión, para que no existan los pretextos

¿El preparador de arqueros también trabaja la parte psicológica?

Si. Aquí en el club contamos con un couch deportivo que de manera general trabaja esa parte, dentro de la estructura semanal, también previa y posterior del partido en coordinación con nuestro director técnico. En este caso tenemos cuatro arqueros y tiene que predominar el tema de la empatía de respeto, profesionalismo y sobre todo de mucha predisposición. Lo básico es desarrollar un buen ambiente y este club pasa eso. Hay juventud, experiencia, liderazgo del arquero Daniel Ferreyra que transmite eso y hace que el trabajo sea más cómodo.

¿Se está desarrollando algún programa para obtener nuevos valores en el arco?

Si. Este año a través de la Federación Peruana de Fútbol, en realidad desde antes de la pandemia, se estuvieron haciendo unos acercamientos son FIFA, sobre los cursos para preparadores de arqueros que estamos en Liga 1, Liga 2. La FUTEC que es el ente encargado de la federación está pensando en desarrollar la licencia de preparador de arqueros oficial en Perú, pero por categorías, para que el profesional que esté en divisiones menores esté preparado para este trabajo de formación. Aquí en Cusco FC si, me trajeron con esa intención para darle importante en el área de menores con los arqueros. Por pandemia lo tuvimos que detener, pero este año se ha retomado desde mayo, venimos trabajando con un grupo de arqueros de 13 a 16 años para poder aplicar una metodología propia. Esa áreas de menores, un joven de 17 años ha sido promovido al primer equipo de Cusco FC y es el cuarto arquero. Hay dos chicos de 16 años que están en la reserva. Siempre los vamos analizando en las debilidades, fortalezas y las necesidades. La idea es que esta estructura continue, con mejoras en el camino.

¿Qué problema ha detectado del arquero peruano?

El arquero peruano por característica es valiente, es innato. Podríamos mejorar a través de una buena metodología, generando estímulos convenientes. Por ejemplo mejorar con el curso de educación física en los colegios nacionales porque no se aplica de una manera eficiente. El individuo peruano no está estimulado de acuerdo a las fases de crecimiento, evolución, desarrollo corporal, en esos si se encuentra deficiencias, cuando un arquero llega a la alta competencia. Como repito, en la alta competencia no se enseña, se potencia y se mejora. En las divisiones menores, lo más importante es que el profesional a cargo esté bien capacitado. Que la Federación o las diversas instituciones se preocupen porque los preparadores de arqueros estén bien capacitados.

Si analizamos la actualidad de Pedro Gallese, Carlos Cáceda o de arqueros como Erick Delgado, en su momento Erick ha sido figura, lo que he mencionado ahora lo son. Hay que pensar quién los preparó de niños, alguien hizo un buen trabajo, hay una metodología que rescatar. La preparación de arqueros ha mejorado mucho en el Perú.

¿Es importante que el arquero tenga buena talla, o no?

Es importante la talla, pero no determinante. Por ejemplo el arquero Patricio Álvarez, en Sport Boys ahorita, esas falencias que puede tener en talla, las cubre con potencia. Por eso digo que es importante, pero no determinante. Por lo general los que determinan los perfiles de los arqueros con los directores técnicos. Hay  algunos que tienen una preferencia por los arqueros muy altos para dar seguridad en el juego aéreo, otros por el buen juego con los pies una necesidad y parte elemental.

¿Cuál es el perfil del arquero del comando técnico del profesor Peirano?

Él en cada partido quiere una cosa diferente, porque analiza mucho a los rivales. Cómo atacan, cómo defienden. El arquero tiene que estar preparado para un juego con los pies, el juego rápido para saber qué hacer si hay mucha presión. Juego amplitud, juego largo. Buscan en el arquero mucha eficiencia. Daniel Ferreyra se ha adaptado muy bien a lo que quiere el profe y los demás también.

¿Cómo se dio su integración al club Cusco FC?

Llegué al club el año pasado, por una invitación de la institución. Un nuevo reto, desafío profesional. Vine después de siete temporadas continuas con Deportivo Municipal. Más allá de negociaciones, la forma en la que me trataron fue espectacular, me siento bien, como en casa, gracias a la familia Vásquez que son unas extraordinarias personas. Con todos los cuerpos técnicos que se ha trabajado, ha dejado enseñanzas, aprendizaje. Con el profesor Peirano y su comando técnico, la verdad que espectacular el trato que están teniendo con mi persona. Un trato de respeto profesional. Lo conocí al profe porque lo hemos enfrentado y sabía lo que proponen, desde su época en Uruguay, selecciones menores, en los equipos que ha dirigido en su país. Conocerlo en persona y vivenciar lo que sabe. Su propuesta, la forma táctica y como maneja el grupo, la verdad que todo muy bien.

En muchos equipos tiene al preparador de arqueros en un papel secundario, pero en Cusco FC no. A veces se ven clubes que quieren ser campeones, pero son preparadores de arqueros y están abandonados. Hemos tenido rivales directos, donde el arquero estaba calentando solo y este club lo valoran mucho.

¿Qué experiencia ha podido recoger en toda su trayectoria?

Todo va creciendo en una línea de aprendizaje. Me ha tocado vivir semifinales nacionales, definiciones por penales. Clasificación a Copas Sudamericanas, Libertadores, viajar a competencias internacionales. Estar al frente de grandes arqueros, mejores personas todavía. Me ha tocado pelear el descenso.  Una de las experiencias más bonita, es haber entrenado al arquero Erick Delgado, de una trayectoria impresionante por lo que representa en su personalidad. Me tocó un desafío grande que fue Steven Rivadeneyra, muy protagonista en su momento. Tuvo una lesión muy crítica, recuperarlo costó como siete u ocho meses y después verlo a un gran nivel, acercarme a Videna conocer el comando técnico del profesor Ricardo Gareca, evaluar las posibilidades de su convocatoria.

Otro buen momento, fue la llegada de Carlos Cáceda, vino a préstamos y luego tenía que irse al mundial, tenerlo los seis meses fue lindo porque también me ayudó a estar en contacto con Videna. Cada arquero tiene su historia

Diego Melian, el arquero uruguayo fue mi primera experiencia con un arquero extranjero. Ahora estamos con Daniel Ferreyra, Eder Hermosa, Gerson Valladares y el pequeño Juárez.

Compartir en tus redes

Facebook

Instagram

Otras noticias

Menú